sábado, 20 de abril de 2013

FALLECIO EL GUERRILLERO CHIHUAHENSE SALVADOR GAYTAN AGUIRRE

FotoÚltimo sobreviviente del Grupo Popular, que atacó en 1965 el cuartel militar de Madera

Salvador Gaytán Aguirre es considerado uno de los combatientes que marcaron la irrupción de la lucha armada socialista en MéxicoFoto La Jornada
 
Rubén Villalpando/ Corresponsal
Ciudad Juárez, Chih., 23 de abril. El viernes pasado familiares y amigos rindieron homenaje a Salvador Gaytán Aguirre y después lo sepultaron junto a 15 guerrilleros que la madrugada del 23 de septiembre de 1965 atacaron a 125 soldados apostados en el cuartel militar del municipio de Madera.

El domingo 17 el activista se sumó a la Caravana por el 68 que no se olvida y salió de Madera –su tierra natal– rumbo a Ciudad Obregón, Sonora. En esa entidad, al hacer escala en Huatabampo, fue atropellado por una camioneta que se dio a la fuga; momentos después falleció en un hospital.

El cuerpo del último sobreviviente del Grupo Popular Guerrillero, que después se convirtió en la Liga Comunista 23 de Septiembre, fue trasladado hace dos días en una avioneta Cessna del gobierno chihuahuense a la cabecera del municipio, enclavado en la sierra, en cuya pista de aterrizaje lo recibieron decenas de familiares, amigos y activistas. Publicaba el periódico Madera.

Antes de la inhumación, en el cementerio local, el alcalde priísta de Madera, Gilberto Estrada, encabezó un homenaje tras la misa oficiada en la catedral. Antiguos miembros de grupos revolucionarios exhaltaron a Gaytán Aguirre como uno de los combatientes que marcaron la irrupción de la lucha armada socialista en México, junto con ocho caídos y otros seis sobrevivientes del ataque al cuartel de Madera, donde también perecieron un teniente, dos sargentos y tres soldados.

Los rebeldes atacaron con granadas, bombas molotov, carabinas y rifles. Los militares respondieron con ametralladoras y fusiles M-1, y ultimaron al profesor rural Arturo Gámiz García, líder del grupo; su lugarteniente y médico, Pablo Gómez Ramírez, profesor como sus correligionarios, así como a Miguel Quiñones y Rafael Hernández Valdivia.

Algunos asistentes recordaron que el asalto fue precedido por acciones guerrilleras, que incluyeron la destrucción de un puente en febrero de 1964, la ejecución del ganadero y cacique Florentino Ibarra en marzo siguiente, la quema de una estación de radio en abril, una emboscada a un grupo policiaco estatal en julio y al año siguiente el ataque a un pelotón del 52 Batallón de Infantería en la sierra de Madera.

Según versiones, Salomón Gaytán mató a Florentino Ibarra pero su hermano Salvador –quien era presidente seccional del Mineral de Dolores en el municipio– fue consignado como autor intelectual y encarcelado varios días. Represalias y el precio fijado por su cabeza lo hicieron huir a la sierra, junto con varios campesinos, y declararse en rebeldía.

De acuerdo con sus amigos, Gaytán Aguirre fue miembro del Grupo Popular Guerrillero junto con Arturo Gámiz y Pablo Gómez, homónimo del actual senador perredista. “Nunca desistió de sus ideales y en diciembre pasado –ya de 79 años– participó en el foro climático de Cancún, Quintana Roo”, recordaron.

El domingo anterior partió con la caravana que buscaba rescatar la memoria sobre la lucha armada en Chihuahua, Sinaloa y Sonora. Momentos después el convoy de vehículos llegó al municipio de Quiriego de este último estado y por la tarde a Huatabampo, donde sucedió el percance en que una hermana de Luz María Aguilar Terrés –otra manifestante– resultó herida.

(La Jornada/ Rubén Villalpando/ Domingo 24 de abril de 2011, p. 10)
Breve semblanza de Salvador Gaytan Aguirre
Viernes, 22 de Abril de 2011                                                
     Prof. José Luis Alonso Vargas

José Jesús Salvador Gaytán Aguirre, nació el 15 de julio de 1932, en el Mineral de Dolores, municipio de Madera, Chihuahua. Sus padres fueron Rosendo Gaytán Valdez y Aurelia Aguirre. Se casó con la señora Monserrat Nayárez, formando una familia de once hijos, 7 mujeres y 4 hombres. 

Este matrimonio tuvo hasta tercer grado de educación primaria en el  Mineral de Dolores, ya que en 1945, en este poblado, los maestros dejaron de dar educación a estos pobladores, porque el cacicazgo impuso el poder, al calor del fusil y del apoyo económico que recibían de los ganaderos y los latifundistas.

En la década del 50 su padre lo nombro su  representante para todos los asuntos que tuvieran que ver con sus propiedades agrarias.

Las luchas campesinas en que Salvador Gaytán empezó a participar, defendiendo sus tierras o demandando un pedazo de tierra para producir y vivir dignamente, encabezadas por lideres como Francisco Lujan Adame, fueron duramente reprimidas. Lujan Adame fue asesinado en 1959.

En 1961, Salvador fue a dar a la cárcel de Guerrero, Chihuahua, con falsos cargos inventados por los caciques, para someterlo y despojarlo de sus propiedades. 

Salvador, junto con sus hermanos Salomón y Juan Antonio, su señora esposa y todo el pueblo de Dolores, acabaron con el cacicazgo en este poblado, en 1962. 

En diciembre de ese año, Gaytán logró ganar la presidencia del seccional de Dolores, en una asamblea de todos los pobladores. 

Y así, con el apoyo del Profr. Arturo Gamiz García, empezaron a conquistar beneficios para todo el pueblo, empezando por la escuela. 

El Profr. Arturo Gamiz García, militante del Partido Popular Socialista, también fungió como secretario de la presidencia seccional. 

Los Gaytán y Arturo Gamiz participaron en las grandes luchas campesinas de esos tiempos, que con marchas, plantones e invasiones de tierras, reivindicaron sus derechos en contra de los grandes latifundistas como los Terrazas, los que se apoderaron de “Bosques de Chihuahua” y los conocidos como “Cuatro amigos”. 

Se vincularon con líderes agrarios como Jacinto López y Álvaro Ríos y participaron con ellos en la Unión General de Obreros y Campesinos de México (UGOCM).

Para avanzar hacia triunfos más seguros y duraderos, convocaron al Primero Encuentro en la Sierra, celebrado en Cebadilla de Dolores, en octubre de 1963. 

Delegados de muchos estados, campesinos, maestros y estudiantes de normales rurales, principalmente, tomaron acuerdos para desarrollar la lucha contra el caciquismo y el gobierno que los protegía. 

Al término del encuentro derribaron los cercos que ilegalmente habían instalado los caciques en toda la zona. En represalia, los caciques y el gobierno desataron la represión contra los delegados.

Los enfrentamientos continuaron y a principios de 1964, los hermanos de Salvador empezaron a constituirse en grupo guerrillero. A fines de febrero destruyeron e incendiaron un puente propiedad de la familia Ibarra. 

Y una semana después, el 5 de marzo de ese año, Salomón ajusticio, a las puertas de su casa, al cacique Florentino Ibarra, quien había asesinado en 1960 a Carlos Ríos, dirigente campesino de la localidad. 

De esa manera la familia Gaytán, Arturo Gamiz y otros campesinos de la zona empezaron a desarrollar la guerra de guerrillas. 

El 18 de mayo sufrieron una emboscada por parte de los caciques y sus pistoleros, donde murió uno de ellos. En las filas guerrilleras nadie resulto herido. 

El 15 de julio se enfrentaron y desarmaron a un destacamento de la policía judicial del estado. Salvador se incorporo de lleno a la lucha guerrillera el 5 de mayo de 1965 al detener y desarmar a un cacique. 

El 17 de mayo aprehendieron al criminal cacique Roberto Jiménez del rancho “El durazno”, destrozaron su fábrica de licor, repartieron las provisiones a los trabajadores y quemaron los libros de raya. 

El 25 de mayo, atacaron a 24 soldados y seis pistoleros de los caciques, donde obtuvieron armas y municiones que aquellos dejaron abandonadas. En cada acción Salvador Gaytán dirigía comunicados a las autoridades donde justificaba su lucha.

A partir de entonces Salvador Gaytán se va a convertir en un luchador político y social que usara la guerra de guerrillas cuando esa forma de lucha fuera absolutamente necesaria. 

No participo directamente en el asalto al cuartel de Madera, el 23 de septiembre de 1965 puesto que había sido comisionado para transportar las armas largas que habían abandonado los soldados y judiciales en los enfrentamientos anteriores. 

La falta de coordinación para esa acción dejo a Salvador esperando en Ariseachi, con aquellas armas que después va a ofrecer a Lucio Cabañas y a Genaro Vázquez, con los que se vincula estrechamente.

En febrero de 1966, al lado de sus hermanos, participo en el descarrilamiento de un tren en el ejido El Largo. 

En la manta que suscribió aquella acción aparece por primera vez el nombre del Movimiento 23 de Septiembre. Años después, este movimiento se fusiona con otro, el del Movimiento de Acción Revolucionaria, compuesto por guerrilleros entrenados en Corea del Norte. 

Así, el MAR-23, pasara a incorporarse, en marzo de 1973 a la Liga Comunista 23 de septiembre. Y Salvador cumplirá tareas de organización y acción política y militar en los estados de Sonora, Chihuahua, Durango y Sinaloa. 

Sera hasta 1975 cuando terminara ese periodo de lucha armada y continuara con la acción política en diferentes frentes, empezando por su propio ejido Huizopa.

En estos últimos años Salvador Gaytán estuvo en la primera línea de defensa de su ejido que se vio despojado por la compañía minera, en contubernio con algunos caciques y autoridades. 

Igualmente, participo con mucho entusiasmo en el rescate de la memoria histórica, al lado de decenas de ex guerrilleros que, como el, han deseado difundir los motivos que los orillaron a tomar las armas ante la cerrazón y represión del gobierno. 

En la IV Reunión Nacional de ex guerrilleros, celebrada en abril del 2004, en Guadalajara, fue nombrado Presidente del partido político que se acordó construir, para participar legal y ampliamente en la política nacional.

De 2005 a la fecha Gaytán encabezo de nuevo al Movimiento 23 de Septiembre, un colectivo de ex guerrilleros que tuvo presencia en múltiples foros y eventos políticos, en busca de la unidad del pueblo y de la izquierda, para realizar un combate decidido a los explotadores y represores del pueblo mexicano. 

Rindió homenaje a decenas de camaradas caídos en la lucha en muchos estados del país y con entrevistas grabadas dejo material para la elaboración de películas y documentales que facilitarán la comprensión de el periodo histórico que le tocó vivir.

El pasado mes de diciembre acudió al Foro Climático en Cancún, Quintana Roo, como prominente miembro de UNORCA. Y desde 2009 se integró al conjunto de luchadores sociales e intelectuales que buscan construir el Nuevo Pensamiento del Siglo XXI a través de la Alternativa Martiana para Nuestra América (ALMA), complemento teórico ideológico de la Alternativa Bolivariana de las Américas (ALBA).

En plena caravana, organizada para rescatar los testimonios de diversos luchadores sociales y guerrilleros de los años 70, lo encontró una muerte circunstancial e inesperada. 
Sin embargo, su muerte física ha dado nacimiento a una gigantesca figura humana, que servirá de ejemplo a los combatientes de hoy y de mañana, que algún día harán realidad el sueño de Salvador Gaytán y millones de mexicanos: un México libre, independiente, igualitario, democrático y socialista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada